Es una de esas rutas, cortas e intensas, que te llevan a uno de los grandes miradores de Grazalema, de su entorno, la Presa del Fresnillo.

Un camino que, partiendo del mismo casco urbano, desde el Puente de la Asamblea, se desarrolla  a través de un paisaje calizo en pendiente, en el que, si eres amantes de las plantas, podrás deleitarte con una gran variedad de ellas.

Comprobarás que, conforme asciendes, disfrutarás de distintas vistas de Grazalema y su entorno, desde la más cercana y centrada en el núcleo urbano hasta la más alta y privilegiada, que te regalará espectaculares imágenes de la localidad y, entre otras, de la Sierra de las Nieves. 

Una vez arriba, el entorno de la presa se presenta ideal para relajarse y dejarse llevar por la imaginación.